viernes, 22 de mayo de 2015

RIED, Nº 18(2) - julio de 2015

Tabla de contenidos

Editorial
Publicar (casi exclusivamente) en revistas de impacto
Lorenzo García Aretio

Monográfico
La filosofía educativa de los MOOC y la educación universitaria
Esteban Vázquez-Cano, Eloy López Meneses

Visiones educativas sobre los MOOC
Julio Cabero Almenara

Accesibilidad y MOOC: Hacia una perspectiva integral
Alejandro Rodriguez-Ascaso, Jesús González Boticario

MOOC: ecosistemas digitales para la construcción de PLE en la Educación Superior
Mª Esther Del Moral Perez, Lourdes Villalustre Martínez

Criterios de calidad para la valoración y gestión de MOOC
Ignacio Aguaded, Rosario Medina-Salguero

Validación del Cuestionario de evaluación de la calidad de cursos virtuales adaptado a MOOC
Santiago Mengual-Andrés, Rosabel Roig-Vila, Carmen Lloret Catalá

La valoración de MOOC: Una perspectiva de calidad
Miguel Baldomero Ramírez-Fernández

Percepción de los participantes sobre el aprendizaje en un MOOC
Carlos Castaño Garrido, Inmaculada Maiz Olazabalaga, Urtza Garay Ruiz

Estudios e investigaciones
Perfiles docentes y excelencia: un estudio en la Universidad Técnica Particular de Loja, Ecuador
Ruth Marlene Aguilar Feijoo, Mª José Bautista Cerro-Ruiz

Políticas educacionais e formação continuada de professores em educação especial na modalidade a distância: análise das publicações na base de dados SciELO
Pâmella Stefânia Picinin de Mesquita, Sandra Eli Sartoreto de Oliveira Martins, Rosimar Bortoline Poker

La alfabetización mediática entre estudiantes de Primaria y Secundaria en Andalucía (España)
Ignacio Aguaded, Isidro Marín-Gutiérrez, Elena Díaz-Pareja

Educação a distância: Dificuldades dos tutores do primeiro curso licenciatura de Ciências Biológicas da Universidade Estadual de Maringá – PR
Thaise Francielle de Sousa Roth, Dulcineia Ester Pagani Gianotto

Comparación de la interacción oral de estudiantes de alemán L3 presenciales y online en una tarea de aula
Lucrecia Keim Cubas, Àngel Tortadès Guirao

Las TIC y las necesidades específicas de apoyo educativo: Análisis de las competencias TIC en los docentes
Inmaculada Tello Díaz-Maroto, Antonia Cascales Martínez

jueves, 21 de mayo de 2015

La sociedad se rompe...nace el "rizoma" de otra sociedad

Escrito por Juan Domingo Farnos (juandon)



LA SOCIEDAD SE ROMPE….NACE EL “RIZOMA” DE OTRA SOCIEDAD!
                                                                                     -SOCIEDAD DISRUPTIVA-
                                                                Juan Domingo Farnós (@juandoming)
                                                           pro
                                        __________________________________________
En una nueva sociedad deberán hacerse reformas estructurales racionales y una intensa lucha contra la corrupción, lo cuál originará otra concepción del estado que a su vez será más diversificado, sencillo y a su vez, operativo.

Para ello deberemos dar mayor fuerza a las corporaciones municipales-ayuntamientos-anulando a su vez las organizaciones e instituciones intermedias que lo único que hacen es recargar un sistema que de por si, ya no funciona.

Por medio de las tecnologías conectaremos a los ciudadanos con las estructuras y organizaciones necesarias para el funcionamiento cotidiano y para los grandes proyectos a medio y largo plazo. Tampoco a nadie se le esconde que el billón de euros que tenemos de deuda pública a más la “incontable” y poco transparente, deuda privada, es un escollo que si no “descavalgamos”, difícilmente podremos realizar cualquier cambio que sea por lo menos interesante. 

Lograr negociar una quita internacional, localmente no tendría ni sentido, posibilitarían filtrar “oxígeno” ya no a las arcas estatales, si no lo más importante, al bolsillo de las personas.

Pero nada de eso está sucediendo, las políticas liberales se han apoderado de la vieja Europa, las bajadas de sueldos medios llega incluso al 20%, con lo que las cotizaciones a la seguridad social son mucho menores, lo cuál hace que las pensiones también bajen (que remedio!) y todo ello arrastra a recortes en los servicios básicos: Educación, Sanidad, y Servicios Sociales.

Tampoco la gran solución social demócrata que años atrás “levantó” Europa, parece tener las cosas nada claras, todo lo contrario, la subida de impuestos que siempre ha recalcado la izquierda provocó un endeudamiento estratosférico, que ahora nos hace estar en vilo y con todas las dudas del mundo.

Con ello quieren revalorizar las pensiones, aumentar las prestaciones sanitarias, una mejora sustancial de la educación y todo con mayores recursos, así como mejores garantías sociales (ley de dependencia). Evidentemente un modelo basado en el gasto-endeudamiento, tampoco puede sostenerse, eso si, los derechos sociales siempre han sido mayores que con la derecha europea.

Estos modelos provocarán en los próximos años una “potente” lucha de clases, ya que con estas medidas, cualquiera de las dos, la clase media, no en sus “picos”, pero si en su parte central, con lo que la polarización entre ricos y pobres aumentará y, con este escenario será imposible bajar el paro, mejorar las condiciones de vida.

Los sueldos bajo y el despido casi “libre” que tenemos ahora, aún hace más insostenible la situación, no solo corto, si no también a medio-largo plazo y todo ello refuerza las posiciones de las empresas de no querer subir los sueldos, ya que con este escenario de costes bajos, pueden presentar cuentas de resultados más holgadas que las que tenían en los últimos cinco años, eso si, a cuesta de una sociedad empobrecida que pasa de “trabajar para vivir” a “vivir para trabajar”, de manera permanente.

Todo ello demuestra que esta sociedad no tiene argumentos de peso para innovar con lo que por lo menos debe mantener unas ciertas formas que causen el menor daño posible.
Pero como se visualiza, necesitamos otra sociedad, no otro sistema, queremos una sociedad que se base en las personas, no en lo que tienen esas personas, pero tampoco es de recibo economías de subsistencia las cuáles mantiene las sociedades durante un tiempo en modo “stan bye”, pero que a medio-largo plazo, provocan auténticos “cataclismos”.

Los Estados, con la semántica actual, deben desaparecer, ya que los estados politizados de ahora (democráticos, por supuesto) son “entelequias” del pasado, culturas que nos redirigen a tiempos casi remotos y a maneras de vivir anticuadas en su forndo y en su forma.

Necesitamos formas de vivir donde las personas no tengan que depender de jerarquías verticales, si no de posicionamientos horizontales y diversos, donde la diferenciación aporte valor en lugar de restar expectativas. Los derechos ya no irán separados de las obligaciones, los dos actuarán al unísono y uno sin el otro no tendrá razón de se, con ello conseguiremos una mayor igualdad de las personas como indivíduos y colectivos, pero a su vez una diferenciación particularizada que no les hará “perderse” por el camino, ni quedar excluidos o segregados, como sucede ahora.

De esta forma dispondremos de lo que necesitemos en cada momento, pero nunca lo que tengamos de más será a costa de quitárselo a los demás, este proceso será imposible con el planteamiento expuesto.

Hay que hacer muchos análisis, prognosis y diagnosis de manera permanente y continuada, pero siempre con diferentes puntos de vista no paradigmáticos, eso condicionaría nuestro funcionamiento: globales, diversificadas, por poblaciones, por recursos naturales, ….y entonces empezar a construir y diseñar una arquitectura plurivalente, que se pueda autoregenerar en cada momento y que nunca más deba pasar por procesos burocráticos que fomenten los impedimentos.

Las mismas Constituciones son escollos, por tanto no sirven, no hay que modificarlas, si no prescindir de ellas, no nos valen ya los “dogmas”, pero si las acciones causa-efecto, acción-reacción, si se llevan a puerto como hemos indicado. Para ello nos ayudaremos de la tecnología, de la inteligencia artificial…la cuál puede “dinamitar”, “romper” toda la burocracia actual existente y pasar a ejercer acciones inmediatas y ubícuas, con lo que la localización física y estática, quedará enterrada y pasaremos a una deslocalización móvil, como referente y manera de actuar de todos/as, eso si, siempre bajo la diversidad y nunca más con la uniformización.

De todo este planteamiento que va mucho más lejos que del económico, ya que realmente es el nacimiento de una nueva manera de vivir, (naturalmente habrá que ir desgranando todas las situaciones posibles que se devengan, así como anticiparse-gracias a las tecnologías- a otras que sin estar presentes hoy puedan surgir), derivarán en otros partados que concurriran de manera paralela y conectada entre si, como la educación, la formación, el trabajo, las relaciones sociales, el papel de las tecnologías. 

Este artículo quiere ser la “avanzadilla” de lo que será lo que denominamos SOCIEDAD DISRUPTIVA, la cuál construirán otras personas, ya no las que ahora están ocupando lugares de lideraje, responsabilidad…los cuáles seguramente no estarían por la labor de hacerlo, o por tener adquiridos ciertos “tics”, pero también porque los relevos entraman “higienes” necesarias en cualquier nueva etapa de la vida.

Si bien el planteamiento económico actual está basado en premisas equivocadas, tal como se ha demostrado por la propia comunidad internacional (paradigma equivocado), ya que para que exista recuperación y reactivación económica debe haber dinamismo económico y social, inversiones, bajadas de impuestos y aumento del consumo con lo que el trabajo afloraría, acceso a los créditos…, esto significaría ¿que no sería necesario refundar la sociedad? NO, se debe realizar igualmente ya que como solemos comentar, todas las innovaciones , por muy buenas que sean, llegan a “contaminarse”, por lo que en cada ciclo temporal hay que realizar disrupciones necesarias.

Los análisis en comunicación han solido afirmar que los medios digitales o nuevos medios, tienen características completamente nuevas, propias de estos e inexploradas por medios antecesores. Estas características son analizadas por nuestro autor, el cual decide hacer una profunda revisión, para comprobar que algunos de los aspectos más destacables de los medios digitales ya habían sido inventados previamente.

¿Qué de los nuevos medios es nuevo y que es viejo?

Los medios digitales se caracterizan por permitir la incorporación simultánea de diversos medios en un mismo soporte; a esto lo conocemos como multimedia, y se caracteriza por  incluir, imagen en movimiento, texto, voz, y música, todo en un mismo producto; esto es evidente en las aplicaciones Web o bibliotecas virtuales, pero si miramos con detenimiento, el cine también permite la instauración de varios medios a la vez; incluso Los manuscritos medievales iluminados, también incluían texto, imagen y gráfico. Es importante notar que la diferencia de los medios digitales es el poder incluir en la experiencia multimedia, el sentido del tacto, aspecto que por cierto, también es aplicable en televisión pero de un modo distinto.

El video, al estar planteado de manera secuencial no tiene la posibilidad de tener un acceso aleatorio a la información. Este tipo de acceso, en el cual el usuario tiene el control del tiempo, es  otra característica por la cual se han destacado los medios digitales; sin embargo, para el desconocimiento de muchos, hubo inventos a finales del siglo XIX que abarcaron el concepto de acceder de forma aleatoria a la información de una película. Thomas Edison inventó el disco fonográfico el cual permitía, mediante una “cámara espiral de registro de imágenes”, acceder a cualquier momento o fotograma de la película, de la forma en que deseara el usuario.

Lo nuevo.
La representación numérica de los medios digitales es un aspecto que hace de estos algo realmente novedoso, ya que la conversión de medios a datos informáticos permite reproducir sin ninguna degradación cualquier tipo de archivo. Lo irónico de esto, es que debido al interés primordial de mayor capacidad de almacenamiento y eficacia en el acceso, se suele deteriorar la calidad de los archivos para tener un óptimo manejo y una ágil transferibilidad de los mismos, lo cual permite crear un panorama en el que las copias digitales, frecuentemente, terminan con peor calidad que las copias análogas.

La Interactividad.
La interactividad es un concepto muy ambiguo, ya que este atributo se suele pensar como novedad propia de los medios digitales, cosa que para Lev es un error. La interactividad, la cual se puede definir como un proceso en el que participa el mensaje y respuesta de dos actores, es algo que ya ha sido propuesto por el arte mucho antes de la existencia de los medios digitales.

La representación semiabstracta, por ejemplo, requiere de una respuesta por parte de quien aprecia la obra pues de la reacción cognitiva depende que los datos puestos en la misma sean completados. Oro ejemplo es el happening y el performance, propuesto por dadaístas y futuristas. Estos modos de arte requieren la participación de alguien más, ya que no sirven de nada por sí mismos; es decir, si no hay respuesta activa por parte de quienes participan en la obra, no hay nada.

La interacción por lo tanto ya se ha venido experimentando, solo que mediante interacción psicológica, característica que la diferencia de la interacción física la cual se hace participe en los medios digitales.

Para concluir queda por citar a Lev para explicar la forma en cómo actúa en los usuarios de medios digitales, la interacción: “Se trata de un nuevo tipo de identificación, que resulta adecuado para la era de la información, con su trabajo cognitivo. Las tecnologías culturales de una sociedad industrial – el cine y la moda – nos pedían que nos identificáramos con la imagen corporal de otra persona. Los medios interactivos nos piden que nos identifiquemos con la estructura mental de otra persona. Si el espectador cinematográfico, hombre o mujer, codiciaba y trataba de emular el cuerpo de una estrella de cine, al usuario de ordenador se le pide que siga la trayectoria mental del diseñador de nuevos medios.”
img_lec10
juandon
Fuentes:
https://juandomingofarnos.wordpress.com/2014/01/15/cuando-la-innovacion-decae-aparece-la-disrupcion/ Cuando la innovación decae, aparece la disrupción! By Juan Domingo Farnós (@juandoming en twitter)
http://www.pinterest.com/juandoming/educacion-disruptiva/ Educación Disruptiva de Juan Domingo Farnós (@juandoming en twitter)


Tomado de Juandomingofarnos con permiso de su autor

martes, 19 de mayo de 2015

Cerrando brechas

Escribe:  José Blas García Pérez 

 
La separación sociedad-escuela es uno de los principales retos a superar en la educación del siglo XXI.

Fotograma de la película: Los cuatrocientos golpes

Ya no se sostiene en equilibrio esta doble distancia: por un lado la escuela no quiere saber nada de los cambios de la sociedad y, recíprocamente, la sociedad no quiere saber nada de cambios en la escuela. Dos mundos que se dan la espalda,  aún sabedores que la mejora sólo vendrán de la mano de ambos. Y quizás, precisamente por eso, no se miran: sin cambio social será mucho más difícil el cambio educativo.
Un equilibrio pactado tácitamente

Fotograma de la película: Los cuatrocientos golpes
La escuela, casi siempre ligada a instituciones (iglesia, estado…) es de natural conservadora, protectora de la estructura de la sociedad que la cobija.  En las sociedades avanzadas, el derecho a la escolarización universal debería haber superado este estigma que las instituciones educativas tienen desde su nacimiento. Pero no ha sido así. Paradójicamente los estados modernos han descubierto en sus políticas educativas una forma más de control de los ciudadanos. Sólo así podemos entender que se continúe potenciando  una escuela cerrada, controlada, medida y estandarizada como seguro de generaciones de ciudadanos disciplinados.

Miro a mi alrededor y cada día tengo más certeza que hay un movimiento constante en la base de la estructura de la escuela hacia el cambio. Un oleaje que comenzó siendo  humilde, como el aleteo de una mariposa, pero que ha roto la timidez  y ahora está presente en todos los eventos educativos (locales, nacionales e internacionales),  es portada y ocupa columnas de diarios y magazines y ha invadido las redes sociales. Tengo la suerte de vivir la enseñanza desde diferentes ámbitos  y constato evidencias, anhelos y deseos de mejora permanentes en todos los componentes  de las comunidades educativas y de aprendizaje. 

Pero al unísono también observo  el funcionamiento de una  oposición sin argumentos a ese cambio, un “conforTmismo” con el modelo de escuela existente que se ampara en el silencio. Un silencio de los que tendrían la obligación de “hablar”, de recoger propuestas y ponerlas en diálogo. Un debate que, seguramente, silencian  con la  esperanza de contrarrestar este movimiento a modo de antídoto a la máxima quijotesca del ladran luego cabalgamos. En estos días estamos asistiendo a mítines, programas  e informes electorales que ningunean el ámbito educativo (acaso hacen referencias breves y  genéricas) y quiero pensar que no  se dan cuenta que la ausencia de este discurso, tristemente, retrasará  aún más una transformación educativa que es urgente.
¿Por qué es urgente?

Fotograma de la película: Los cuatrocientos golpes
¿Acaso en el mundo occidental podríamos seguir viviendo con una organización social  y política sin participación ciudadana o alejada de los derechos humanos? ¿Podríamos hacer un mundo sostenible utilizado los medios de producción del siglo pasado? ¿Acaso la medicina, el derecho, la ingeniería, la política, las relaciones económicas y mercantiles tiene que ver con los modelos  existentes en la épocas anteriores?

Por el contrario las escuelas continúan siendo una reproducción de siglos atrás, donde se instruye en vez de educar; donde los saberes son cerrados y clasistas; donde los modelos de enseñanza y aprendizaje son únicos y directivos; donde los aprendizajes están jerarquizados por una sociedad obsesionada en medir y comparar; donde la promoción de la rutina y la competitividad anula cualquier proceso creativo y donde se  excluye a personas, en razón de mal entendidas razones de igualdad que ignoran básicos principios de equidad.

Las investigaciones en neuro-ciencia lo aseguran: La adquisición del conocimiento y la configuración de la mente humana ha cambiado:

El conocimiento es dinámico, diverso y mestizo.
La construcción de conocimiento es horizontal y compartida.
El conocimiento no se consume sino que  se crea.
El conocimiento es autónomo y el valor de lo construido lo pone el creador, nunca viene determinado desde fuera.
El aprendizaje formal e informal se unen en un continuum que rompe espacios y tiempos estandarizados.
Los recursos para aprender son abiertos y plurales.
La potencialidad de las tecnologías nos abre multitud de  maneras de personalizar el aprendizaje, así como de la posibilidad de modificarlo rápidamente  y compartirlo.

La brecha entre escuela y sociedad

Fotograma de la película: Los cuatrocientos golpes
Entre los jóvenes hay un desapego al sistema educativo constatable. Y no sólo de la enseñanza obligatoria, también de la universitaria. ¿Por qué esta falta de aprecio? La separación  escuela-sociedad ha sido más que evidente en los últimos 40 años de los que tengo memoria: en la escuela te enseñaban contenidos que no podías adquirir en la calle y en la calle aprendías todo aquello que la escuela ocultaba o ignoraba a propósito.

Es hora de cerrar brechas, de tender puentes que den sentido a una escuela para la sociedad del siglo XXI. La escuela de espaldas al contexto  es una cuestión que tenemos que resolver los que nos dedicamos a la educación de forma urgente, si no queremos que la “institución educativa” quede reducida a un acontecimiento histórico del pasado para las próximas generaciones.


Tomado de INED 21 con permiso de su autor

viernes, 15 de mayo de 2015

Desconcertantes señales desde Marte (o cómo mudarnos al hábitat del superhéroe)

Escribe Dolors Reig


Es una pregunta frecuente en charlas para padres y profesores en escuelas. ¿Cómo acompañar a nuestros hijos en el uso adecuado de redes sociales? ¿Cómo hacer un uso de las mismas que conduzca al aprendizaje? ¿Es necesario dominar las tecnologías?

Mi respuesta ha variado con el tiempo, desde un primer momento de “éxtasis” tecnológico hasta la realización de que es lo humano, siempre, lo que importa en cuanto al uso de cualquier tecnología. En este sentido repito a menudo que lo que los padres y profesores debemos hacer, en primer e irrenunciable lugar, es ser eso mismo. Padres en el sentido de transmitir y dar ejemplo en cuanto a los valores y la educación emocional que queremos en nuestros hijos, profesores en el sentido de ayudar, cada cual en nuestra especialidad, a dar sentido, a contextualizar, a dar profundidad, a filtrar, la infinita información sobre cada materia existente en internet.

La frase se repite en múltiples conferencias y entrevistas: “Prefiero un profesor sabio en su materia que no domine las herramientas tecnológicas que todo lo contrario”. También, ante cualquier dilema moral o ético prefiero padres y profesores íntegros y con fuertes valores que “techies” que usen fantásticamente las herramientas pero sin un rumbo determinado.

Escribo esta entrada, sin embargo, para alertar de algo que considero también fundamental: también es indispensable cierta apertura mental, la comprensión de que se trata de un ecosistema vital distinto pero con enormes posibilidades y en un estado ideal de cosas, cierta familiaridad o dominio del medio.

No es que nada de lo humano sea especialmente nuevo en internet, de forma que cualquier problema puede tratarse estableciendo paralelismos con el mundo offline (el bullying, como manido ejemplo, ocurría también en las plazas de tierra y cemento del mundo offline). Si bien  es cierto que la comunicación en red aporta matices y puede incrementar la gravedad de algunos temas (en el caso del  ciberbullying, es cierto que puede cobrar una gravedad especial cuando en la red puede ocurrir 24 horas al día, 7 días a la semana y con un alcance social de la posible burla mucho mayor), las soluciones en cuanto a inteligencia emocional, integridad ética, valores que movilizar en cada situación, son muy parecidas o idénticas a las que poníamos en marcha en el mundo pre-internet.

Pero no son los jóvenes los que saben eso. Somos los adultos los que debemos establecer las comparaciones, dando consejos y prestando un soporte emocional par aquellas situaciones que aprendimos durante nuestro proceso de socialización, sin complejos ni miedos. Porque repito de nuevo, no hemos dejado de ser, debemos ser, más que nunca sus guías en cuanto a criterio y valores.

No es indispensable dominar la tecnología para todo ello, pero sí resulta tremendamente útil. Y es que el problema es que muchos jóvenes no identifican a sus padres, profesores, etc. como habitantes de ese mundo, desconociendo además esos paralelismos que pueden hacerse. Se manifiestan “huérfanos digitales” en el sentido de que dicen no tener a quién acudir, si sus referentes desconocen el medio, cuando tienen problemas o dudas de criterio o valores, en internet.

Es por eso que vale la pena formarnos, convertirnos en usuarios activos de redes, interactuar con ellos (sin invadirles),  borrar de la mente de nuestros jóvenes la idea de que se trata de problemáticas  que solamente ellos pueden entender. No necesitan, normalmente, ayuda tecnológica (en eso son mejores que nosotros) y no es en ese sentido instrumental en el que les podemos ser útiles, pero surgen de las redes problemas en las relaciones humanas que no son nuevos y necesitan de la atención del adulto en muchos momentos. No podemos esperar que sean ellos, si nos ven alejados del medio, los que detecten el valor atemporal de nuestro soporte.

Como profesores, además, diría que la pérdida es también personal. Si nos apasiona nuestra especialidad, son muchas las posibilidades y recursos que aparecen gracias a las tecnologías y podemos perdernos la oportunidad de que sean ellos mismos quienes nos los muestren si nos ven demasiado alejados de su mundo.

Os sonará la idea que transmito desde hace tiempo: estamos ante unas tecnologías tremendamente potentes para cambiar lo que somos, como individuos y humanidad, en el sentido de convertirnos, educar a nuestros jóvenes en superhéroes, artífices de una sociedad mucho mejor, o supervillanos, si les / nos alineamos con las tremendas posibilidades destructivas también del fenómeno. Cultura y valores son nuestra garantía de que todo esto llegue a buen puerto y en ello debemos ser más responsables que nunca.

Lo haremos mejor, sin duda, si perdemos el miedo a las tecnologías y las abrazamos como formas de entender mejor a nuestros jóvenes, de ser lo que estos necesitan, mejores padres, maestros, que nunca.


Tomado del Caparazón con permiso de su autora

martes, 12 de mayo de 2015

La ludificación con el empleo de Moodle

Escribe Carlos Bravo Reyes


En los últimos años es frecuente encontrar infinidad de trabajos, artículos y ejemplos variados sobre el empleo de juegos en la educación. Algunos se refieren a gamificación que proviene del inglés (gamification) y otros a ludificación (lúdico) más cercano a nuestro idioma, pero tampoco registrado en el Diccionario de la Real Academia. 
 
Un término u otro, lo importante es la importancia que tiene el juego en el aprendizaje. Si consideramos el juego como se lee en gamificación.com: “…es el empleo de mecánicas de juego en entornos y aplicaciones no lúdicas con el fin de potenciar la motivación, la concentración, el esfuerzo, la fidelización y otros valores positivos comunes a todos los juegos. Se trata de una nueva y poderosa estrategia para influir y motivar a grupos de personas”.  

El empleo del juego en la actividad de aprendizaje no es algo nuevo, pero con la llegada del video juego y la vinculación con la pantalla del ordenador, se transformaron en una tarea dirigida a lograr un aprendizaje con carácter innovador. 

Ejemplos de juegos instalados en la computadora y que reflejan por ejemplo el movimiento de un proyectil  ayudan a mejorar la comprensión de las leyes de la Mecánica. Otros casos como los de matemáticas  o de otras ciencias, son ilustrativos de la utilidad de estos juegos.

Empleo de Moodle para crear un juego. 

Una de las participantes en el juego
Moodle es una de las plataformas tipo LMS más empleadas en la educación, pero no tiene, al menos hasta la versión 2.6 aplicaciones propias para el desarrollo de juegos. Lo más cercano a este tipo de tarea es el establecimiento de insignias que se pueden otorgar automáticamente cuando el estudiante cumple una determinada tarea. Este reconocimiento favorece la motivación y la seguridad en el aprendizaje cuando es alcanzada. 

Desde Moodle se puede acceder a otros sitios Web donde se desarrollan juegos y también se pueden emplear las aplicaciones de Hot Potatoes, para resolver determinados juegos o responder preguntas que cuentan con un contador para el tiempo y otro para los resultados. 

Pero el caso que narramos fue un juego empleando los recursos y actividades de Moodle, sin recurrir a elementos externos. Para ello se utilizó el cuestionario que es una de las actividades de la plataforma más utilizada en las evaluaciones. Esta actividad cuenta con diferentes opciones: programar la fecha y hora de inicio y cierre, el tiempo de duración del cuestionario, la cantidad de preguntas por página, la inclusión de retroalimentación, la calificación automática, la existencia de preguntas aleatorias que se extraen de una categoría de preguntas, la posibilidad de barajar el orden de las preguntas y dentro de estas, retomar el examen después de un tiempo establecido, entre otras. 

Otras estudiantes en la resolución
del cuestionario

A partir de algunas de estas posibilidades se decidió la selección del cuestionario para el juego donde participaron estudiantes del Taller de Multimedia didáctico del octavo semestre de la licenciatura en Educación de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno. El juego en cuestión estuvo dirigido a profundizar en el empleo de las redes sociales, destacando su importancia, características generales y aplicaciones más destacadas. 

Se elaboraron tres categorías de preguntas agrupadas bajo el principio didáctico de las más sencillas a las más complejas. Algunas de las preguntas disponían de imágenes que mostraban los íconos de las redes sociales, además todas las preguntas eran cerradas, del tipo verdadero o falso, selección múltiple o emparejamiento, para lograr la calificación inmediata. 

El cuestionario se ajustó de modo que en dependencia de la calificación se podía pasar al siguiente grupo de preguntas. Para esto se emplearon los condicionales o restricciones de actividad donde en función del cumplimiento de una tarea se permite el acceso a otra. Si los estudiantes obtenían el valor de aprobación o más pasaban al siguiente cuestionario y de nuevo la misma condición hasta completar todas las preguntas. 

Aquellos que no lograban la puntuación mínima de aprobación debían esperar cinco minutos para volver a tomar el cuestionario. En este caso no se aplicaba penalización, por lo que la nueva calificación era válida para seguir en la competencia. 

El cuestionario se ajustó a un tiempo determinado, garantizando la dinámica del juego. El primer cuestionario con diez preguntas tenía como máximo 15 minutos, lo que fue disminuyendo a 12 en el segundo hasta el último cuestionario que solo dispuso de 9 minutos. Todos con la misma cantidad de preguntas.

Se emplearon las opciones de barajar el orden de las preguntas y el orden dentro de cada una de ellas. Además en el aula digital se mostraban los resultados que cada uno alcanzaba, aumentando el interés en la competencia.

En el análisis de los resultados de las respuestas se aprecian datos interesantes. El primer cuestionario fue intentado 40 veces, el segundo 32 y el tercero 17 veces. En el promedio de calificaciones se observa que el primer cuestionario alcanzó 7,44 puntos, el segundo 7,5 y el tercero 7,67 de un máximo de 10.

Premiadas del juego e integrantes del grupo que lo elaboró

Los participantes en su totalidad evaluaron la actividad como amena, divertida y les ayudó a profundizar en algunos detalles de las redes sociales que de otro modo podían olvidar. Para todos fue la primera vez que emplearon la plataforma en un juego bajo estas condiciones e insistieron que la misma se repita en otras asignaturas. 

Las preguntas fueron elaboradas por un grupo de tres estudiantes, como parte de la tarea grupal que todos deben resolver en el curso. Ninguno de estos estudiantes tenía conocimiento sobre la creación del cuestionario en Moodle, pero con una pequeña explicación lograron crear los tres cuestionarios. 

Este grupo fue el que seleccionó las preguntas, la separación en los tres niveles y el encargado de otorgar los premios.

En resumen solo se requiere de un poco de esfuerzo para transformar una tarea tal vez monótona, como es la de revisar las características de algunas redes, en una actividad divertida aun para estudiantes universitarios a punto de concluir su carrera. 

Tomado de 366-días con permiso de su autor