miércoles, 26 de junio de 2013

Desnudando el Mooc. Los antecedentes. Parte 2

Publicado por: Carlos Bravo Reyes.

En el anterior comentario hice referencia a las bases que dieron lugar al Mooc “Tecnología educativa a través de las redes sociales”, que tuvo como sede a Facebook.
 
En esta ocasión explicaré los antecedentes que permitieron desarrollar el curso. Como expliqué en otros comentarios, para el Mooc se creó un equipo de estudiantes y egresados de la Licenciatura en Educación de la Universidad Autónoma “Gabriel René Moreno” de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia.

Los que aún son estudiantes cursan conmigo una materia final de grado, donde una de las tareas fue la preparación y desarrollo del Mooc antes mencionado. Nunca antes en esta asignatura trabajamos de esa manera, pues siempre los estudiantes seleccionaban sus propios temas de investigación. En esta ocasión el reto fue organizar las tareas de investigación de los estudiantes y coordinar el desarrollo del Mooc, donde cada uno cumplió varias tareas, la mayoría compartida con otro de sus compañeros.

Los antecedentes.

Como expresamos en el comentario anterior, los Mooc se están convirtiendo en una tendencia formativa donde se aprovechan los inagotables recursos de la Red. Es imposible mantener una formación permanente, tal y como demandan las sociedades actuales, sino se utilizan estos recursos.

Desde mi punto de vista la organización del Mooc abarca dos áreas básicas; la externa y la interna. La primera referida a los participantes, mientras que la segunda está relacionada con la organización pedagógica. Sobre estas dos áreas profundizaré en el siguiente comentario. Pero en este artículo voy a referirme a una parte del área interna, en especial la organización didáctica. Para ello tomo como ejemplo dos cursos que organicé anteriormente.

Ambos se desarrollaron en la plataforma de la Red CUED, de la Cátedra UNESCO de educación a distancia de la UNED, red dirigida por el Dr Lorenzo García Aretio, que mostró de inmediato su interés por organizar este tipo de proceso de formación.

El primero de estos cursos y del cual comentamos en más de una ocasión, se denominó “30 días, 30 redes sociales” donde el objetivo estuvo dirigido a valorar las posibilidades de las redes sociales en la actividad educacional. Si bien este curso, prefiero ubicarlo dentro de la categoría de abierto, debido a que sus plazas fueron limitadas, su estructura didáctica es similar a la de un Mooc.

En esa ocasión los participantes del curso podían seleccionar diferentes roles, que cumplieron en las cuatro semanas de duración, es decir 30 días. En este curso, la interacción se produjo mediante las intervenciones de todos los participantes a partir de los roles seleccionados, enriqueciendo el ambiente colaborativo.

El segundo de los cursos, también organizado en la Red CUED tuvo una estructura diferente. La matrícula totalmente abierta alcanzó a 230 participantes y se trabajó en cuatro temas que giraron en torno a un mismo recurso: “Evernote en la planificación educacional”. En este caso no hubo roles que los participantes pudieran seleccionar, todos cumplieron la misma función. En este último curso, a diferencia del primero, la participación bajó considerablemente en la medida que se avanzaba, lo que parece ser una tendencia permanente en los Mooc. Es probable que asignando roles a los participantes se logre incentivar la permanencia y con ello incrementar la interacción entre todos.

Con estos dos antecedentes, además de la experiencia de tres décadas de trabajo en la educación superior decidimos que se podía incursionar en un curso con mayor cantidad de participantes y varios temas de discusión. Pero el elemento más importante en este caso, fue la incorporación como actores y protagonistas principales a los estudiantes del taller final de grado.

Los protagonistas del Mooc.

Como indiqué el mayor reto fue la inserción como profesores del curso de los estudiantes a punto de culminar su carrera. Para todos era una nueva experiencia, ninguno había participado en un curso en línea, tampoco desarrollaron previamente una video conferencia, ni crearon una guía de estudio de un tema desde cero. Sin embargo la preparación de los semestres anteriores era la mejor carta de garantía para el éxito esperado.

Estos estudiantes llevan conmigo otras dos asignaturas, en séptimo y octavo semestre de su carrera, que están dirigidas al trabajo con los medios y al perfeccionamiento de su sistema personal de aprendizaje mediante recursos de la Web 2.0. Estas asignaturas forman un sistema de conocimientos que les permite desarrollar las habilidades necesarias para seleccionar, diseñar y emplear varios medios siguiendo la concepción de la ruta crítica en el trabajo con las Tics.

De este modo tienen la preparación mínima para trabajar con documentos impresos, como es el caso de las guías de estudio empleadas en el Mooc, pueden diseñar presentaciones en Power Point, las que sirvieron de base para las video conferencia. Además son capaces de editar videos y archivos sonoros, además de capturar y editar imágenes. Estas habilidades se pusieron de manifiesto durante el Mooc.

Por otra parte, trabajan con Evernote, Dropbox, Google Drive, Twitter y Facebook como contenidos de las clases. De igual modo trabajan en una plataforma Moodle, donde están hospedadas las aulas digitales. Con estos antecedentes era imposible que los estudiantes no respondieran como se esperaba.

Debo confesar que me sorprendieron en cuanto a la responsabilidad de su trabajo y que demostraron durante todo el curso. Como comenté anteriormente muchas de las ideas del perfeccionamiento del Mooc, surgieron en las reuniones que dos veces a la semana sosteníamos con los integrantes del equipo. Los estudiantes fueron los que elaboraron las guías, que después corregía para mantener un único estilo.

Ellos propusieron ideas como el video de propaganda del curso, o el de despedida. Ellos crearon cada miércoles un concurso con regalos virtuales. Ellos resolvieron la mayoría de las dudas, se encargaron de responder permanentemente tanto en el grupo en Facebook, como en el documento compartido en Drive. Ellos fueron los interlocutores principales de las video conferencias semanales. Por la confianza depositada en ellos y su respuesta en todo momento resumí en un video parte de estas acciones.

Así queda demostrado que trabajar con los estudiantes a punto de graduarse es una tarea que desarrolla en ellos un mayor nivel de responsabilidad y que solo se necesita de un pequeño empujón para que salten a metas mayores. Para estos estudiantes, el empujón fue este curso. 

Este post ha sido publicado originalmente en 366-días (solo 366 entradas).Autorizada por el autor su publicación en este Blog CUED.