jueves, 18 de julio de 2013

El diseño instruccional de los MOOCs y el de los nuevos cursos abiertos personalizados

Publicado por: Miguel Zapata-Ros

“Han cobrado extraordinaria vigencia los debates sobre la naturaleza y sobre las características del nuevo modelo de enseñanza superior, del nuevo modelo general, pero también de los subdebates, o de las proyecciones del debate general sobre otras discusiones: el modelo de negocio, las condicionantes sociales, y económicas, el contexto de sociedad en cambio donde se produce, el de los recursos, su naturaleza abierta”.

Así comienza una serie de tres entradas en el blog académico RED de Hypotheses sobre el diseño instruccional de los cursos en línea, masivos y personalizados.

La idea me viene rondando la cabeza después de ver la extraordinaria evolución, desde las versiones ya primitivas de los cMOOCs y las críticas de Wiley y de Clark, que han experimentado este tipo de cursos. Sobre todo los MOOCs de Coursera con la propuesta de diseño implícita en la Guía de Fink, y la apuesta, no sabemos si sólo de marketing, por la metodología docente y evaluadora conocida por Mastery learning original de Bloom. Todo esto lo han podido seguir en los blogs en los que escribo.

De manera que me he puesto a trabajar en el diseño instruccional, en una propuesta justificada y fundamentada de un procedimiento para diseñar un curso que integre como caso los MOOCs pero también cursos en línea, abiertos y personalizados.

Espero, tranquilamente en este paréntesis veraniego, desarrollarlo de forma completa y detallada en formato de artículo documentado, de guía para el diseño y en ejemplos de trabajos e instrumentos auxiliares, como guías diddácticas, guías docentes, secuencias elaborativas, de tareas, de contenidos, etc.

En todo el trabajo hay varias ideas que son líneas de fuerza, además de la que supone la necesidad de un diseño instruccional adecuado para estos cursos, que constituyen ya una alternativa clara a las modalidades vigentes en Educación Superior, son la secuenciación de contenidos, que haga su formulación intemporal, y la necesidad de atender a una amplia gama de alumnos y de perfiles de aprendizaje que vayan desde el alumno completamente autónomo hasta el que precise de una atención del tipo de mastery learning.

Más allá de los debates señalados al principio y del discurso sobre las metodologías docentes emergentes-resurgientes, lo cierto es que hay dos circunstancias innegables en presencia, dos hechos constatados:

  1. La evolución de los modelos nacientes de MOOCs, o de los cursos en línea en general, hacia opciones que evolucionan muy rápidas. Se han catalogado hasta 10 tipos, según Clark (2013), o un número indefinido según el sistema de 12 dimensiones propuesto por Conole (2013).
  2. La regresión sobre su línea inicial de ausencia de diseño instrucional, o si lo queremos el avance desde situaciones casi de anarcopedagogía que significan los primitivos cMOOCs, hasta y hacia modelos de diseño instruccional cada vez más apoyados en los avances de la moderna pedagogía, de las teorías del aprendizaje, de los modelos sobre cómo se aprende, se evalúan los aprendizajes y del diseño instruccional y que Coursera manifiesta en sus últimas guías para el diseño de MOOCs y también en su apuesta por el método de tutoría, evaluación y docencia Mastering learning.

    En cualquier caso los nacientes cursos, sean masivos o sean personalizados, con abertura variable, sea cual sea esta, hay un núcleo que no es afectado por esta naturaleza. Nos referimos a la secuencialización.

    Para todas las modalidades de MOOCs o de cursos en línea personalizados los contenidos han de ser secuenciados según las técnicas clásicas, que atribuyen un papel central en cómo se organizan, a la forma de aprender o de representarse el conocimiento que tienen los alumnos, a sus preferencias, objetivos personales, concepciones, etc. Esto constituye una base común de diseño.

    Hay dos cuestiones de alcance que también planteamos:

    Si las opciones personalizados posibilitan un progreso del alumno en el aprendizaje basado en logros y no exclusivamente marcado por el tiempo, como ha sucedido hasta ahora, ¿cómo ha de repercutir en el diseño? ¿cómo se organizan las actividades, la evaluación, las intervenciones en foros y las actividades grupales? ¿Cómo se lleva este cambio a las guías docentes y a las guías didácticas?

    La otra cuestión es la que afecta a los docentes. Nos hemos manifestado por un único perfil de profesor, el perfil eminentemente educativo, instructor, que debe estar presente en todas las facetas de los cursos. Sin embargo aparecen unas nuevas funciones y especialidades, son las del profesor asistente (TA) del alumno en el dominio de la tarea. Es el que debe detectar interactivamente los niveles de consecución: Comprensión, adquisición y dominio. ¿Qué innovaciones plantea?

    Ver:

    Este post ha sido publicado originalmente en Redes Abiertas. Autorizada por el autor su publicación en este Blog CUED.