jueves, 3 de octubre de 2013

Diseño instruccional del curso “Evernote un recurso insustituible en la enseñanza”

Publicado por: Carlos Bravo Reyes

El diseño instruccional aparece como consecuencia lógica del mejoramiento de la calidad del proceso pedagógico, en el afán de favorecer el desarrollo integral del individuo. Su surgimiento está asociado a los modelos presenciales, formales, escolarizados y centrados principalmente en contenidos curriculares.

El diseño implica tomar una posición a partir de la recogida de una amplia y variada cantidad de información, apoyada en teorías y paradigmas que permitan esclarecer las metas propuestas en el acto de aprendizaje.

La instrucción en su más sencilla acepción es la organización del proceso, dirigido a la construcción de significados en el individuo, es decir a su aprendizaje. Hemos pasado de las consideraciones de trasmisión de información a la construcción de significados. Estos significados están mediados desde lo social y lo instrumental y estos últimos, tanto físicos como signos. Es aquí donde las tecnologías de la información y comunicación juegan su rol más importante.

Su introducción no puede ser desde la visión de un recurso o medio, sino en la dimensión de contribuir a la construcción y reconstrucción del sistema personal de aprendizaje de cada individuo.

Cuando el diseño se dirige a cursos no formales, abiertos y en línea, su organización requiere de un andamiaje diferente, que se modifica cuando se incorpora la masividad en el curso. El ideal a alcanzar es una comunidad de aprendizaje, donde el conocimiento radica en las personas, no en los datos manejados.

Al respecto Frida Barriga citando a Hung y Der-Thanq, señala cuatro dimensiones en el diseño instruccional de este tipo de comunidad: situatividad, comunalidad, interdependencia e infraestructura. La primera dimensión tiene que ver con las necesidades y demandas reales del grupo, la comunalidad se expresa en los intereses comunes entre los miembros de la comunidad, mientras que la interdependencia ocurre en la medida que los integrantes tienen diferentes grados de conocimiento del tema. Por último la infraestructura además de la existencia de una red o soporte para el intercambio implica la existencia de sistemas que favorezcan la participación, como una comunidad.

Por otra parte Omar Miratía, describe en su estrategia DPIPE para el diseño instruccional, la presencia de cinco etapas: diseño, producción, implementación, publicación y evaluación.

Tomando en cuenta estos criterios, el diseño del curso Evernote un recurso insustituible en la enseñanza se organiza en una estructura de varios niveles, divididos en tres áreas: metodológica, operativa y evaluativa.


Estructura metodológica.

Es el punto de partida, donde se valoran experiencias anteriores en otros cursos similares o no, se toma en cuenta la experiencia personal de los actores, la utilidad y viabilidad del curso, así como la selección de los profesores.

En nuestro caso, los profesores auxiliares son estudiantes en su etapa de trabajo final de grado, para obtener el título de licenciados en educación. Ellos tienen una preparación en los temas del curso, la que van incrementando cuando organizan las acciones que a cada uno le corresponde.
Esquema del DI del curso

El siguiente nivel que corresponde a la estructura metodológica implica la determinación de los componentes no personales del curso. En este sentido la primera tarea tiene que ver con los paradigmas o enfoque al que nos adscribimos.

Partimos de bases vigostkianas, donde comprendemos la naturaleza social del individuo, producto de la sociedad y sujeto activo. Nos apoyamos además en la “Teoría de la Categorización” o aprendizaje significativo desarrollada por Jerome S. Bruner, en la que coincide con Vigotsky en resaltar el papel de la actividad como elemento esencial de todo proceso de aprendizaje y en la “Teoría del Aprendizaje Verbal Significativo” desarrollada ampliamente por David Ausubel la que establece que los aprendizajes sean significativos.

En esta etapa valoramos además los principios generales del diseño instruccional y se estudia la población objetivo del curso. La masividad del curso implica que esta población es en número variada, lo que no impide agrupar a los que de alguna manera tienen que ver con la actividad educacional.

Con estos componentes definidos el siguiente paso es la determinación de los métodos, medios y evaluaciones. Se considera la plataforma donde se llevará a cabo el curso, que en nuestro caso es Facebook. Por el momento no nos interesa trabajar en otras plataformas. Hemos desechado la idea de trabajar en Moodle o en plataformas similares, tampoco consideramos la inserción en las plataformas que hoy se emplean para los Mooc.

Preferimos trabajar con lo más conocido, extender el reto a todos los que nos acompañan y demostrar que no es la plataforma el centro del curso.

En esta etapa también valoramos las formas de interacción entre los participantes; el trabajo individual y las relaciones de coordinación entre los matriculados. En este punto propusimos la creación de varios roles, como vía de fortalecimiento de la comunidad de aprendizaje.Sobre estos criterios se definieron los métodos, se determinaron los medios y se establecieron las evaluaciones necesarias para la certificación del curso.

El curso otorga un certificado de aprobación a las personas que cumplan con las tres evaluaciones propuestas. Como se puede apreciar este nivel es uno de los más complejos de la estructura. Al igual que lo anteriores requiere de una permanente revisión.

El siguiente paso dentro de la estructura metodológica es la elaboración de los medios, tomando en cuenta las funciones que cumplen desde la exposición de los contenidos, hasta la recepción de las evaluaciones, la retroalimentación y la interacción entre los participantes. Para la elaboración se considera el tipo de medio, la cantidad de información que trasmite, los principios del diseño, la importancia de los signos y símbolos y en especial el papel de los medios dentro del sistema personal de aprendizaje del individuo. Los medios elaborados se someten a una evaluación previa y por lo general se revisan varias veces.

El siguiente nivel, el operativo incluye las tareas de convocar al curso, distribuir invitaciones y controlar la matricula. El siguiente paso es la ejecución del curso que termina con el análisis de los resultados, la mejora del actual curso para próximas ediciones, la publicación de artículos, la presentación en congresos y eventos científicos.

Este camino fue revisado varias veces, en cada momento descubrimos nuevas necesidades de mejoramiento, volvimos a empezar y así de una manera casi permanente. Con cada nuevo ciclo avanzamos un poco más en el diseño del curso. Nos queda plasmar en próximos trabajos los métodos que empleamos para trabajar en un curso abierto y masivo como el que estamos comenzando.

Díaz Barriga, Frida. Principios de diseño instruccional de entornos de aprendizaje apoyados con TIC: un marco de referencia sociocultural y situado. ILCE, México en http://investigacion.ilce.edu.mx/tyce/41/art1.pdf

Miratía, Omar. DPIPE: Una estrategia para crear aulas virtuales. En http://www.issuu.com/omiratia/docs/estrategia_diseno_dpipe_virtualeduca_omiratia_23_0

Este post ha sido publicado originalmente en 366-días (solo 366 entradas). Autorizada por el autor su publicación en este Blog CUED.