lunes, 3 de febrero de 2014

Las tecnologías, subvierten los “anacrónicos paradigmas”!

Publicado por: juandon
papa
La tecnología de aprendizaje puede facilitar el aprendizaje, pero no garantiza que: necesitamos una mentalidad de gran diseño de aprendizaje …Eso lo dice mi amigo Julian Stodd y lo decimos por esta casa des de el 2004, una obviedad aplastante….

Hoy mismo hablando sobre la diferencia entre TIC y TAC, ha salido el planteamiento y mi respuesta a su pregunta ha sido clara: no es cuestión de tecnologías, que también, pero si de mentalidad de hacer las cosas diferentes (ayudados con las tecnologías), pero no consiste en meter tecnologías porque si, aunque soy, como saben de los que cree que las tecnologías no se ponen, si no que ya van con nosotros..

Me remito a la importancia de la VELOCIDAD, en nuestra era, y es aquí donde el estado de cambio permanente, lo que algunos llman Beta, o un estado de prealerta anticipandose a los posibles sucesos (Alfa), se hacen más patente con una sociedad que vuela, que se viraliza así mismo y que ya no permite decir “esto no sucedía antes”, evidentemente que no sucedía, hoy la lentitud no vale para nada ni tampoco para aquellos pedagogos, especialmente, que sostienen que los cambios deben experimentar un periodo de prueba largo para que se consoliden, pues bien, este planteamiento sindo verdadero hace un tiempo, ahora es completamente inútil, insostenible e impracticable..

Cierto que la tevcnología convergente y emergente ha DESTROZADO todos los paradigmas existentes hasta ahora, incluso los ha “incitado” a desaparecer y como es cierto, debemos trabajar y vivr con ello. No es cuestión de aceptarlo o no, es cuestión de acomodarse a ello y procurar entrar en el “vortice” de lleno.

Para trabajar en estos cambios permanentes y tan rápidos necesitamos “escuchar y comprometer a otros”: Escuchemos primero. La red no necesita oír.

La red, la conectividad entre personas, organizaciones,… no necesitan otra opinión, sino que necesitan de su respuesta y su participación en las conversaciones y eso es lo que debemos poner en marcha.

Si queremos proponer una estrategia, el camino es a través de ayudar a otros a alinear mejor, comprender y entregar esa estrategia junto a nosotros, de manera REDÁRQUICA..

Es más importante involucrar en ello a los demás, que lo que queremos proponer, ya que si nadie colabora con nosotros no tenemos nada, por muy bueno que nos parezca, idea parecida a la que ya proponia Marsall Mcluhan..

Obviamente si somos carismáticos, eso ya lo llevamos por delante, pero también conectar con la gente para librarlos de valor. La gente está buscando para obtener más información y ayudarse a sí mismos. Como líder de alto rango que podemos ser, siempre debemos primar el espíritu crítico en nosotros mismos, exigirnos más, responsabilizarnos siempre y en cada momento, para ello el tiempo NO EXISTE.

Ser útil”: Hacer conexiones y ayudan a los demás a encontrar aquellos que pueden ayudarlos. Guiar a otros. Permita que otros compartan cosas para ayudar a otros a resolver problemas por sí mismos.

Hacer preguntas grandes, reflexivas y DESAFIANTES . Trabajar en voz alta y dejar que otros demuestran su valor ayudandoNOS A NOSOTROS.

Nunca dar nada por terminado, ni por seguro, siempre buscar algo “más allá”…

Experimentamos cuando aprendemos y cambiamos las cosas”: el valor de las redes humanas es aprender, conectarse con otros y cambiar las cosas.

Abrazar las diferencias y el caos que genere muchas opiniones y deseos de cambio . Después de un tiempo todos reconocerremos el atractivo de ‘ estar permanentemente beta ‘, siempre en evolución para un mejor valor a medida que experimentamos: probar y aprender, o ENSAYO-ERROR.

Si deseamos escuchar nuestros propios puntos de vista y el de los demás, nunca debemos empezar por ejercer control sobre lo que dicen, piensan y hacen los demás, eso es señal de un nulo respeto..

Seamos dúctiles, rigurosos, empáticos, carísmáticos, `pero sobre todo con mentalidad redárquica.

Este post ha sido publicado originalmente en juandon. Innovación y conocimiento. Autorizada por el autor su publicación en este Blog CUED.