lunes, 24 de febrero de 2014

Portales de educación y personalización del aprendizaje

Publicado por: Miguel Zapata-Ros (Universidad de Alcalá)

Con el advenimiento de la Internet educativa, y posteriormente de la web, apareció de forma espontánea, como sucedió en otras actividades sociales, el portal. En este caso el portal educativo. No hay una definición precisa de él, aunque hay interesantes aproximaciones, como el artículo de Rosana López Carreño desde la perspectiva del análisis de la documentación y de los contenidos "Los portales educativos: clasificación y componentes", aunque toma como referencia un modelo que rápidamente se ha mostrado ineficiente, como argumentaremos más abajo: el de las Comunidades Autónomas.

Los portales, desde su inicio, sólo tienen un denominador común: Un lugar en Internet donde alguien o algo ofrecían recursos, experiencias, ideas e informaciones a la comunidad, y lo hacían de forma abierta.

En nuestro país fue ejemplar el portal Platea del PNTIC. Hoy lamentablemente no se conserva nada de él. Solo su dominio en la url de una serie de lugares, que quedan dispersos como los restos de un naufragio ¡qué pena! Así podemos ver los primeros webs de centros, o de recursos, o de aportaciones didácticas,... o incluso de profesores.

Hubo otros portales institucionales. Pero el espíritu de comunidad de ideas que le caracterizaba al principio se perdió, así como el de apuestas innovadoras. Se diluyeron en conglomerados de espacios de las comunidades autónomas, en un reflejo mimético del PNTIC, que se ofrecían a profesores como si se tratase de juguetes para frikis (juguetes para adultos muy enganchados). Eso estaba muy bien para los años noventa del siglo pasado. Era innovación. Pero no para ahora, es un material rancio. No hay propuestas de impacto que puedan ser asumidas por sectores amplios y significativos de profesores, maestros e investigadores en educación. El último gran intento es el de la Fundación Telefónica Educared, con un gran alarde de recursos materiales y tecnológicos, a mi modo de ver fracasado desde el inicio. No hay criterios aglutinadores a partir de propuestas teóricas o de debates, ni grandes líneas. Se incluyen a supuestos gurús, no se sabe muy bien merced a qué criterio, sin referencias a investigaciones, ni a experiencias prácticas concretas. Todo parece hecho a prisa con criterios de marketing, más propios de una empresa comercial, con urgencia de presentar resultados, más que con fines de introducir ideas estratégicas.

No ha sucedido así, como es lógico, por otra parte en el espacio internacional. Voy a citar tres ejemplos muy distintos: En el mundo hispano se pueden citar dos: Uno privado, Eduteka, y otro público, CEIBAL: Ambos cumplen todos los requisitos señalados antes.

Y en el ámbito más global podemos citar otros dos, el OLPC, del MIT, heredero, hijo y coetáneo no obstante del Media Lab de Paper y de Solomon. Y por último Edudemic.

One Laptop Per Child (OLPC) es el portal del proyecto del mismo nombre, y adopta la forma de una wiki. Una apuesta por una forma estándar y participativa. En ella he tenido mi mejor experiencia de videoconferencia. Por su desarrollo y acabado tecnológico y… porque estuvo Cynthia Solomon. Aquí el video de la intervención.
Recordemos el papel que han jugado en la educación con ordenadores el MIT Media Lab y en él Minsky, Paper y Solomon.

Por último Edudemic. Es digno de considerar cómo de una forma sencilla, extremadamente simple, puede abordar temas de tanto alcance y de tanto impacto. Lo hace de forma tan sencilla que se diría que cualquiera lo puede hacer, pero hace falta mucha maestría para hacerlo que parezca tan sencillo.

Es un sitio de actualidad y tendencias, que mezcla lo mejor del periodismo-blogger, conciso y crítico, con una panoplia de recursos, y con opciones de red social. Aunque evidentemente no es un sitio académico, ni utiliza procedimientos rigurosos, como podemos ver en la última iniciativa en la que he participado: La elaboración de una lista de personas con influencia en la educación y en el aprendizaje. Pero tampoco se lo propone, simplemente da toques de atención sobre los temas. Esto hace que a veces aparezca con un tratamiento de brocha gorda. Pero ahí está el discernimiento del lector- participante-usuario.

Esta última lista está hecha con un método `poco riguroso. Realmente unos pocos votos, con niveles muy desiguales de cualificación (el mismo promotor reconoció que tuvo que recurrir a los de la oficina de su empresa para que le votaran), podrían cambiar el orden de los votados. Pero está claro que al margen del orden estaban los que debían estar, y durante un tiempo movió globalmente las aguas. Para mí permitió que gente en el panorama internacional conociese lo escrito en mis blogs y en mis artículos, y para que la comunidad hispanohablante participase en un grupo global. Pero sobre todo para dar a conocer ideas críticas sobre MOOCs, una nueva perspectiva de la educación en la nueva sociedad del conocimiento, y sobre todo las ideas de la personalización del aprendizaje.

Este post ha sido publicado originalmente en Redes Abiertas. Autorizada por el autor su publicación en este Blog CUED.